miércoles, 4 de junio de 2008

PAGINAS EN BLANCO



Aquella librería de la plaza de San Pedro siempre me había llamado la atención. Por su ubicación en ese rincón accesible, lo famililar de sus gentes, la gran cantidad de libros que se hospedan allí, y por el orden con el que están colocados, puedes encontrar sin demasiado esfuerzo el libro que quieras, que te apetezca conseguir. Ese día entré en el local sin ninguna intención de comprar nada en concreto, esta vez quería un libro distinto, ameno,que se dejara leer y que me dejara un buen recuerdo.Pedí consejo a los chicos de la librería, y sin dudarlo ni un instante me ofrecieron un misterioso libro que envolvieron cuidadosamente y del cual no me dieron a conocer el título ni el autor.

Ya en casa lo desenvolví y me dispuse a leerlo. No quería hacerlo más tarde, tenía curiosidad por lo que me había sido recomendado.Pero cual fue mi sorpresa cuando al abrirlo me encontré con la primera página en blanco. La primera, ¡ y las siguientes, y todas y cada una de las páginas! ¡El libro entero estaba en blanco!

Por más que buscaba y buscaba, no encontraba ningún texto, ningún párrafo ningun contenido, nada que contase historias, intrigas o habladurías. Más de doscientas páginas que recitaban la ausencia de cualquier narración.

Mi primera reacción fue de sorpresa mayúscula, despúes de un rato estaba pletórico de furia, pués no alcanzaba a comprender como habían podido aconsejarme aquel libro.

Decidí llamar a la librería, estaba demasiado furioso como para aparecer por allí, no tenía el número, me imaginaba que por lo menos el libro tendría el sello de la tienda con la dirección y el teléfono. En la portada, no apareía nada. Ni si quiera tenía título.Ni autor. ¿Para Qué?. Torné la pasta, y me di cuenta de algo que había pasado por alto.Era el prólogo del libro. Por supuesto lo leí inmediatamente.

Prólogo

----------

Aquel que busque leer este libro
habrá de escribirlo primero,
pues los hechos son de quien los vive
y no de quien los predica;
Aquel que crea vivir algo
que lo plasme en este libro,

y aquel que diga que no vive

tambien tendrá que contar.

Animaos, pue, y llenadlo de vida

Fui corriendo a la librería y no supe cómo agradecerles eso tan preciado que me habían entregado. Era yo quien tenía que escribir ese libro. Incluso me apunté a un taller de narración creativa. Algún día terminaré de llenar todas las páginas, y ¡quién sabe!, quizás tenga la gran suerte de conseguir otro libro con las páginas en blanco.
Mikel Gil

Sólo nosotros podemos escribir el libro de nuestra vida.

Sólo nosotros conocemos cuales son nuestras limitaciones.

Disponemos de total libertad de elección.

Ninguna persona, lugar o cosa puede pensar por nosotros

si no lo permitimos.

Desde aqui os animo a que cada uno escriba el libro de su vida y reflexione sobre el.

Dedicado para todas las personas que están dispuestas a fluir con la vida.







8 comentarios:

María dijo...

Gracias por tu visita a mi blog y por tu comentario.

Veo que eres nuevo en este mundo de los blogs, para lo cual, te animo desde ahora a seguir adelante, y decirte que volveré a visitarte para volver a leerte.

Saludos.

TOROSALVAJE dijo...

Excelente post para comenzar un blog. Me ha gustado mucho.

Ta animo también a que continues.

Besos.

Pablo dijo...

precioso el post
espero que te des cuenta que el blog es como ese libro en blanco en el cual tienes que escribir tu vida
yo la espewro ansiosamente pues estoy seguro que estas llena de vida así que ánimo
ya llevas dias de retrasos

Carlota dijo...

Creo que es un gran regalo algo así... es curioso: yo lo he regalado un par de veces... pero a nadie se le ha ocurrido hacerme tal regalo. Tendré que ir yo misma a por uno :). Un abrazo, gracias por tu visita.

Víctor González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
C. dijo...

Gracias por pasar por mi blog.

La mejor forma de recordar a tu hermana y a mi mama es seguir viviendo, es seguir escribiendo el libro de nuestras vidas,
te seguire vistando asi que no dejes de escribir lo haces muy bien
un beso grande desde mi corazon

hawkeye dijo...

Gracias por tu visita y por tu comentario. Me gustó pasar por aquí y leerte, espero seguir viendote. Besos

María dijo...

Muchísimas gracias por tu invitación, ahora venía únicamente a dártelas porque ahora no puedo leerte, pero luego, en cuanto pueda, lo haré encantada.

Muchísimas gracias y hasta dentro de poco.